Lunes 07 de diciembre de 2015
Síguenos en:
 
 
Foto: Naldy Rodríguez
Imprimir Enviar

Carrera familiar con causa en Xalapa 19/11/2015
Payasos jarochos quieren transformar sector salud 27/11/2015
SALUD: Este invierno ¡vacúnate contra la influenza! 24/11/2015
SALUD: ¿Cómo cuidar el corazón? 29/09/2015
Xalapa   
Sabor a inclusión laboral en pan xalapeño
Gil y Eduardo son chicos sorprendentes, padecen Síndrome de Down pero han logrado la inclusión social y laboral
Por: Naldy Rodríguez | 2015-12-07 | 12:00

Su rostro juvenil y sus manos denotan que aún son aprendices, pero ya elaboran con mucho corazón conchas, bolillos, volovanes y galletas. Y quienes han probado las piezas de pan, aseguran que tienen muy buen sabor.

Gil y Eduardo apenas rebasan los 20 años de edad, pero son tan responsables como cualquier adulto. En la panadería "Volo vawn” que se ubica en la ciudad de Xalapa, la capital del Estado de Veracruz, cubren la jornada de trabajo, perciben un salario y hasta ahorran su dinero.

Son chicos sorprendentes, padecen Síndrome de Down -condición de vida que conlleva un proceso de maduración lenta- pero han logrado la inclusión social y laboral. La alteración genética que provocó que tuvieran una copia más del cromosoma 21 no es una limitante sino motivo de esfuerzo.


(Foto: Naldy Rodríguez/ EL UNIVERSAL Veracruz)

El reto no es fácil porque el síndrome de Down trae problemas médicos agregados: cardiopatías, digestivos y respiratorios, pero el obstáculo más difícil es la discriminación y la exclusión social, reconocieron especialistas en el tema.

"Me gusta hacer volovanes de manjar y de pollo, también bolillos...la gente me dice que saben delicioso", dice Gil, de 23 años de edad. Es el mayor y habla con soltura.

Sus compañeros del Instituto Down de Xalapa los ven con admiración, son el ejemplo de cerca de 40 estudiantes de diferentes edades, algunos de ellos ya se preparan para seguir sus pasos.

 

(Foto: Naldy Rodríguez/ EL UNIVERSAL Veracruz)

 La mayoría de los alumnos que se capacitan para el trabajo en ésta asociación -con 33 años de antigüedad- son adultos, por eso buscan que aprendan habilidades que les permita desarrollarse en el ámbito laboral, ser autosuficientes y responsables.

"Queremos romper ese esquema de venir a la escuelita sino empezar a desarrollar en ellos habilidades de tipo prácticas para poder encausarlos hacia un trabajo", explica la encargads del grupo de "laboral avanzado", Graciela Don Juan Rico.

Para hacer esta inclusión laboral, el Instituto Down de Xalapa cuenta con dos empresas: la lavandería Chipauak y la panadería Volo.vawn, en cada una de ellas hay dos jóvenes con síndrome de Down que trabajan con horario y asignación de tareas, pero otros 25 estudiantes de entre 16 y 33 años ya también se preparan.

Ya empiezan a dar capacitación también en cocina industrial, para que puedan preparar alimentos y producir en masa, desde la elaboración hasta mantener limpia su área de trabajo, servir y encargarse de la atención.


(Foto: Especial)

"Llega la gente a la panadería y los ven, y al principio no creen que ellos los puedan hacer y les hacen preguntas", revela la maestra en educación especial.
La realidad es que junto al maestro panadero, los dos jóvenes elaboran diariamente 300 piezas y atienden a la ciudadanía para que salga satisfecha con el producto y el servicio.
Como Gil y Eduardo, otra jovencita trabaja como asistente educativa en un centro escolar de nivel preescolar. Entre los menores a su cuidado hay un pequeño con discapacidad intelectual, por lo que tiene un doble reto.


 (Foto: Naldy Rodríguez/ EL UNIVERSAL Veracruz)

"Cuando se les propone a sus papás que sus hijos puedan ser trabajadores formales, se les hace conciencia porque al final es un trabajador normal, que sí  no pueden asistir que avise, que si es por enfermedad tiene que presentar su justificante y si no se va a presentar, se le va a descontar el día", añade Graciela Don Juan Rico.

El estigma de los eternos niños

En el Instituto Down de Xalapa trabajan con personas de 40 días de nacidos hasta adultos que rebasan los 30 años a través de dos programas: desarrollo educativo y laboral, a la par de que realizan acciones con la sociedad para lograr la inclusión social de todos los que padezcan una discapacidad.

El estigma del "eterno niño" persigue a quienes tienen el síndrome, por eso son contadas las empresas privadas en la capital veracruzana que aceptan incluirlos en su plantilla laboral.

"Todo esto es un proceso...hemos tenido intentos de reunión con la parte empresarial pero la conceptualización histórica que se tiene de la discapacidad es la que a veces no nos permite que volteen a ver cómo pueden entrar en este desarrollo", lamentó la directora del instituto, Ruth Ferrer Rivera.

Para los padres también representa un gran reto que sus hijos se vayan a trabajar, añade la Subdirectora académica de la institución, Rosa Aurora Cruz Hernández.
"A veces se convierte en una barrera por no aceptar o quitar el estigma del eterno niño".


El Instituto Down de Xalapa empezó  en 1980 cuando un grupo de padres con niños con síndrome de Down no encontraban una institución donde atendieran a sus hijos.  Fue la primera escuela en atender la estimulación temprana y en la actualidad -además de sus dos programas principales- ofrecen talleres danza, pintura y circo social.



npr

LinkedIn
LinkedIn
Twitter
Twitter
Meneame
Menéame
Google
Google
Digg
Digg
Delicious
Del.icio.us
más

Dale "Me gusta" El Universal Veracruz en Facebook y entérate de acontecimientos políticos, turísticos y sociales en Twitter: @eluni_veracruz



 
 
 
Noticias del día

 
 
 

Recibe en tu correo electrónico noticias de
EL UNIVERSAL Veracruz:

subir
Todos los derechos reservados.
EL UNIVERSAL
Compañía Periodística Nacional
S.A. de C.V.

De no existir previa autorización,
retransmisión, edición y cualquier
otro uso de los contenidos.
Aviso de Privacidad.

EL UNIVERSAL VERACRUZ © 2015

Bucareli 8, Col. Centro.
Delegación Cuauhtémoc, 06040,
México, Distrito Federal

Tel. 5709.1313 ext. 4575
Contacto editorial:
veracruz@eluniversal.com.mx
Contacto ventas:
ventasonline@eluniversal.com.mx